Home Treatment

Oír hablar de coronavirus (COVID-19) produce temor y, algunas personas, en especial las que tienen afecciones subyacentes, en verdad pueden sentirlo. Pero es probable que la mayoría de las personas tengan un caso leve de la enfermedad, en particular si se vacunaron y recibieron un refuerzo.


Lea más: Vacuna contra el COVID


Aquí hay respuestas a algunas preguntas comunes sobre cómo tratar un caso leve en casa.

Si está enfermo de COVID

Ante todo, ¡QUÉDESE EN CASA! Esto se aplica incluso si usted no es un caso confirmado pero tiene síntomas de coronavirus. Conozca más sobre cómo hacerse un análisis de coronavirus en Maryland.

Si con una prueba se confirma que es positivo para COVID, comuníquese con su médico. Hay algunos tratamientos para pacientes ambulatorios que pueden estar disponibles para personas con alto riesgo de complicaciones y que presentan síntomas de leves a moderados.

¿Existen medicamentos para tratar el COVID?

Medicamentos autorizados para tratar el COVID

En un momento, tratar los síntomas de COVID era lo mejor que podíamos hacer en casa. Ahora, sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha autorizado algunos tratamientos para el COVID-19 leve y moderado en personas que no han sido hospitalizadas pero que corren el riesgo de avanzar a una enfermedad grave por afecciones subyacentes. Algunos de ellos son:

  • Terapia con anticuerpos monoclonales (mAb): infusión intravenosa de medicamentos con anticuerpos que puede impedir que un COVID leve o moderado se vuelva grave. Algunos de los medicamentos que se usaban para el tratamiento con mAb ya no son eficaces contra las nuevas variantes de COVID, lo que ha limitado la disponibilidad de este tratamiento. Obtenga más información sobre recursos de tratamiento de anticuerpos monoclonales en Maryland.
  • Píldoras antivirales: en diciembre de 2021, la FDA autorizó dos tratamientos orales para el COVID que se pueden tomar en casa dentro de los primeros 5 días del inicio de los síntomas: Paxlovid, de Pfizer, y molnupiravir, de Merck (ambos en la Hoja de datos de la FDA para pacientes). Estos medicamentos pueden tener un suministro limitado a principios de 2022.

Medicamentos que no se consideran eficaces contra el COVID

Los antibióticos no son eficaces para tratar el COVID, ya que la causa de la enfermedad es el virus SARS-CoV-2, y los antibióticos solo funcionan contra bacterias, no contra virus.

No crea en ningún producto no autorizado por la FDA que afirme prevenir o tratar el coronavirus en el hogar.

  • Eso incluye la ivermectina, que según la FDA no está aprobada para tratar el COVID y puede ser peligrosa si se toma en grandes dosis.
  • Del mismo modo, los Institutos Nacionales de Salud llegaron a la conclusión de que la hidroxicloroquina no es un tratamiento eficaz para esta enfermedad.

¿Cómo puedo impedir que otros se contagien?

Ponga en práctica el distanciamiento social: permanezca en una habitación con baño exclusivo, si es posible, lejos de los demás miembros de su hogar. Si debe compartir un baño, tendrá que hacer una limpieza por coronavirus después de cada uso.

Use mascarilla

No reciba visitantes. Si debe estar cerca de otras personas, tanto usted como su acompañante (si tiene más de 2 años) deberían usar máscara facial ajustada de múltiples capas, como una KN95 o N95.

Mejore la ventilación

Además, si está cerca de otras personas, abra una ventana o use un purificador de aire con filtro HEPA para intentar mejorar la ventilación de la habitación.

Ponga en práctica otras precauciones de seguridad

Usted y otras personas en su hogar deberían continuar aplicando estas formas de protegerse contra el coronavirus:

  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Tosa en un pañuelo de papel y deséchelo de inmediato en un cesto de residuos revestido con una bolsa de plástico.
  • Limpie a diario superficies que se tocan con frecuencia: en algunas puede ser necesario hacerlo varias veces al día.
  • No comparta artículos personales, como platos, toallas o ropa de cama. Asegúrese de que sus prendas y la ropa de cama se laven en forma exhaustiva.

También debería limitar el contacto con mascotas mientras esté enfermo. En situación de enfermedad, los CDC recomiendan mantenerse alejado de los animales hasta que se sepa más sobre el virus.

¿Cómo puedo tratar los síntomas del COVID en casa?

Los principales síntomas del COVID son fiebre, tos y dificultad para respirar.

Si sus síntomas se vuelven graves, debería llamar a su médico o a la línea de enfermería del UMMS para saber si debe ir al hospital. Algunos de esos síntomas son:

  • dificultad para respirar;
  • dolor persistente o presión en el pecho;
  • confusión reciente o dificultad para despertar;
  • labios o rostro que se ponen azules.

Si los síntomas ponen en peligro la vida, diríjase a la sala de emergencias del hospital de inmediato.

Para monitorear su nivel de oxígeno

Un oxímetro de pulso casero, que se sujeta a su dedo y mide cuánto oxígeno hay en su sangre, puede ayudarlo a monitorear su afección. Lo puede recomendar su médico, en especial si tiene factores de riesgo de una enfermedad grave. Hable con el profesional sobre cómo usarlo y con qué nivel de oxígeno debería indicarle que debe llamarlo.

Para fiebre y dolores

Tome un medicamento de venta libre, como acetaminofeno o ibuprofeno. Se pueden usar para reducir la fiebre o tratar el dolor de cabeza o de garganta o dolores corporales.

Manténgase hidratado. La fiebre suele provocar sudoración, lo que representa una pérdida de agua del cuerpo. Beba mucho líquido (de preferencia, agua o jugo y no refrescos ni bebidas con alto contenido de azúcar, que pueden darle más sed). No se recomiendan las bebidas con cafeína.

Descanse. Su cuerpo necesita energía para combatir el virus. Solo descanse y deje que su cuerpo haga su trabajo.

Si tiene tos

Tome sorbos de bebidas a lo largo del día. Esto no solo mantendrá su garganta húmeda y cómoda, sino que también lo ayudará a mantenerse hidratado.

Tome bebidas calientes, como té o caldo. Con eso calentará las vías respiratorias, se mantendrá hidratado y disolverá cualquier moco que pudiera tener en la garganta y vías respiratorias superiores.

Pruebe agregar una cucharadita de miel al té o agua caliente. Un poco de miel tiende a aliviar el dolor de garganta. Sin embargo, los niños menores de 1 año no deberían probarla.

Aspire vapor. Tome una ducha de agua caliente, use un humidificador, vaporizador u otro medio para generar vapor. Aliviará el dolor de garganta y abrirá las vías respiratorias, lo que le facilitará la respiración.

Coma un bocadillo congelado. El frío puede ayudar a adormecer el dolor y aliviar su garganta si está irritada por toser.

Chupe pastillas para la tos o dulces duros. Eso mantendrá su boca y garganta humectadas.

Pruebe tomar un medicamento para la tos. Si tiene tos húmeda con mucho moco, querrá tomar un expectorante para ayudar a eliminar este último. Si tiene tos seca, será apropiado tomar un antitusivo. Asegúrese de elegir el correcto.

Para el dolor, pruebe tomar acetaminofeno. A veces, toser mucho puede ser doloroso. Un analgésico puede reducir su intensidad.

Para la dificultad para respirar

Respire lentamente. Reducir la velocidad puede ayudarlo a comenzar a respirar bien otra vez.

Pruebe técnicas de relajación o meditación. Estas técnicas ayudarán a calmar el cuerpo y hacer que su respiración se vuelva más regular. Además, la dificultad para respirar podría hacerlo sentir ansioso. Estas técnicas de relajación pueden ayudar a combatir la ansiedad.

Si antes le recetaron un inhalador, tal vez necesite usarlo. Preste atención a las sensaciones en su pecho y tenga en cuenta para qué síntomas se lo recetaron. No use el inhalador de otra persona; solo use uno que le hayan recetado. Asegúrese de desinfectar la boquilla después de cada uso.

Para la fiebre

Tome un antifebril. Si lo desea, o si su fiebre es muy alta, puede tomar un medicamento antifebril. Lo que se recomienda en general es acetaminofeno. Si bien el ibuprofeno también reduce la fiebre, existe la preocupación de que no sea seguro tomarlo con el nuevo coronavirus. Se necesita más investigación para tener certeza.

Manténgase hidratado. La fiebre suele provocar sudoración, lo que representa una pérdida de agua del cuerpo. Beba mucho líquido (de preferencia, agua o jugo y no refrescos ni bebidas con alto contenido de azúcar, que pueden darle más sed). No se recomiendan las bebidas con cafeína.

Descanse. Su cuerpo necesita energía para combatir el virus. Solo descanse y deje que su cuerpo haga su trabajo.

Si tiene tos

Tome sorbos de bebidas a lo largo del día. Esto no solo mantendrá su garganta húmeda y cómoda, sino que también lo ayudará a mantenerse hidratado.

Tome bebidas calientes, como té o caldo. Con eso calentará las vías respiratorias, se mantendrá hidratado y disolverá cualquier moco que pudiera tener en la garganta y vías respiratorias superiores.

Pruebe agregar una cucharadita de miel al té o agua caliente. Un poco de miel tiende a aliviar el dolor de garganta. Sin embargo, los niños menores de 1 año no deberían probarla.

Aspire vapor. Tome una ducha de agua caliente, use un humidificador, vaporizador u otro medio para generar vapor. Aliviará el dolor de garganta y abrirá las vías respiratorias, lo que le facilitará la respiración.

Haga gárgaras con agua salada. Si bien no está científicamente comprobado que esto ayude, muchas personas aseguran que el agua salada contribuye a aliviar el dolor de garganta. No hay nada de malo en intentarlo y podría ser útil. Use 1 cucharadita de sal en 8 onzas de agua tibia. Asegúrese de escupir y desinfectar el lavabo después.

Coma un bocadillo congelado. El frío puede ayudar a adormecer el dolor y aliviar su garganta si está irritada por toser.

Chupe pastillas para la tos o dulces duros. Eso mantendrá su boca y garganta humectadas.

Pruebe tomar un medicamento para la tos. Si tiene tos húmeda con mucho moco, querrá tomar un expectorante para ayudar a eliminar este último. Si tiene tos seca, será apropiado tomar un antitusivo. Asegúrese de elegir el correcto.

Para el dolor, pruebe tomar acetaminofeno. A veces, toser mucho puede ser doloroso. Un analgésico puede reducir su intensidad.

Para la dificultad para respirar

Respire lentamente. Reducir la velocidad puede ayudarlo a comenzar a respirar bien otra vez.

Pruebe técnicas de relajación o meditación. Estas ayudarán a calmar el cuerpo y hacer que su respiración se vuelva más regular. Además, la dificultad para respirar podría hacerlo sentir ansioso. Estas técnicas de relajación ayudarán a combatir la ansiedad.

Si antes le recetaron un inhalador, tal vez necesite usarlo. Preste atención a las sensaciones en su pecho y tenga en cuenta para qué síntomas se lo recetaron. No use el inhalador de otra persona; solo use uno que le hayan recetado. Asegúrese de desinfectar la boquilla después de cada uso.

Actualizado el 28/DIC/2021


El Sistema Médico de la Universidad de Maryland (UMMS) proporciona contenido revisado por expertos para mantener informada a nuestra comunidad. Cuando comparta este contenido protegido por derechos de autor, coloque el enlace a nuestro sitio para que se reflejen las actualizaciones esenciales.