La mayoría de las personas que contraen COVID-19 experimentan solo síntomas leves que pueden tratarse en casa y se recuperan por completo en un par de semanas. Pero algunas pueden enfrentar un COVID prolongado, un conjunto continuo de problemas de salud, físicos y mentales, que pueden durar varios meses.

El COVID prolongado puede afectarlo de varias maneras y tener diferentes duraciones. También puede oír que se denominan afecciones post-COVID-19, COVID de larga duración y secuelas posagudas de la infección por SARS-CoV-2 (PASC).

Todavía estamos aprendiendo mucho sobre los efectos a corto y largo plazo de esta enfermedad. Sin embargo, es importante que se familiarice con lo que se sabe en la actualidad para poder continuar tomando decisiones bien informadas y así protegerse y proteger a los demás.

El COVID prolongado fue el tema central de un seminario web reciente presentado por el Sistema Médico de la Universidad de Maryland. Si se lo perdió, puede verlo y obtener más información (conversación comunitaria "Hablemos de salud").

¿Qué es el COVID de larga duración?

Son síntomas que no pueden explicarse con un diagnóstico alternativo y duran al menos dos meses después de una infección inicial de COVID-19. Por lo general, es después de tres meses (12 semanas) de síntomas persistentes cuando se sospecha que un paciente tiene COVID prolongado.

Esta forma de enfermedad puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, incluidos niños y adolescentes. Incluso si tuvo síntomas leves, o ninguno, cuando se infectó por primera vez, puede afectarlo un COVID prolongado.

Para algunos, los síntomas de COVID prolongado pueden ser más graves que la infección aguda por COVID-19 en sí. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas pueden persistir desde la enfermedad inicial o comenzar después de la recuperación, y pueden aparecer y desaparecer o mejorar con el tiempo.

El COVID prolongado puede interferir con la capacidad de una persona para realizar actividades cotidianas normales, como trabajar y las tareas del hogar. En los niños, puede afectar su capacidad para hacer sus tareas escolares. Si bien no se puede predecir cuánto tiempo una persona determinada puede experimentar COVID prolongado, algunas investigaciones han demostrado que los pacientes pueden mejorar con el tiempo.

Síntomas de COVID prolongado

Son diferentes de los síntomas de COVID agudo. Las afecciones incluyen, entre otras:

  • tos persistente;
  • pérdida de gusto y olfato (o cambios en esos sentidos);
  • depresión;
  • dificultad para respirar o falta de aire;
  • problemas para dormir;
  • aturdimiento;
  • diarrea;
  • fatiga;
  • ansiedad;
  • dolor en el pecho;
  • palpitaciones;
  • dolor de cabeza;
  • dolor articular y muscular;
  • falta de apetito.

¿Cómo afecta el COVID prolongado a los niños?

Algunos síntomas comunes que se observan en los niños son fatiga, dolor de cabeza, dificultad para dormir y concentrarse, dolor muscular y articular y tos. Al igual que con otras afecciones médicas, los niños pequeños pueden tener dificultad para describir los problemas que experimentan.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la información sobre COVID prolongado en niños y adolescentes es limitada, por lo que es posible que se presenten otros síntomas en grupos de menor edad.

Si su hijo padece COVID prolongado y no puede completar sus tareas escolares normales, los CDC recomiendan preguntar a los administradores de la escuela sobre adaptaciones, como tiempo adicional para realizar exámenes y tareas, períodos de descanso a lo largo de la jornada escolar y horarios de clases modificados.

¿Qué causa el COVID prolongado?

Se desconoce por qué las personas experimentan COVID prolongado. La causa sigue siendo un área activa de investigación. Algunos expertos creen que la causa se debe potencialmente a una respuesta inmunitaria hiperinflamatoria del cuerpo ante un nuevo germen.

¿La vacunación ayuda a prevenir las afecciones post-COVID?

La investigación sobre los efectos de las vacunas autorizadas contra el COVID-19 en afecciones por COVID prolongado está en curso. Tenga en cuenta que las vacunas están destinadas a prevenir la enfermedad grave y la muerte. Incluso si está vacunado puede contagiarse.

Según la OMS, la capacidad de una vacuna para prevenir una afección post-COVID-19 depende de su capacidad para prevenir la enfermedad en primer lugar.

¿Puedo contagiar si tengo COVID prolongado?

No. Las afecciones asociadas con COVID prolongado no se pueden transmitir a otros.

¿Puedo protegerme contra el COVID prolongado?

La mejor manera de protegerse es hacer lo que pueda para protegerse contra el COVID-19 en general, mediante una combinación de estrategias.

Primero, vacúnese y luego, una vez que tenga todas las dosis, obtenga un refuerzo tan pronto como sea elegible para recibirlo. También debería continuar con otras medidas preventivas, como:

  • usar una mascarilla bien ajustada sobre la nariz y la boca (en particular en lugares públicos cerrados);
  • evitar grandes reuniones de personas en espacios interiores;
  • mantener seis pies de distancia de los demás cuando sea posible;
  • lavarse o desinfectarse las manos con frecuencia.

¿Qué debo hacer si tengo COVID prolongado?

Si cree que lo padece, consulte a su médico de inmediato. En este momento, no existe ningún medicamento ni terapia para tratar el COVID prolongado, pero su médico puede recomendarle la mejor manera de manejar sus síntomas.