Pregnancy and COVID

Si bien es un momento emocionante de la vida, el embarazo también puede ser motivo de gran preocupación durante una crisis de salud pública como la pandemia de COVID-19.

Es comprensible que los futuros padres se hagan muchas preguntas: ¿Qué ocurriría con la mamá y el bebé si la mamá se contagia? ¿Habría efectos a largo plazo? ¿Son seguras las vacunas para una futura madre y su hijo por nacer?

Mayores riesgos de COVID-19 durante el embarazo

En los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que, aunque los riesgos generales son bajos, las mujeres que están embarazadas o lo estuvieron recientemente tienen mayor riesgo de una infección grave por COVID-19.

Además, las mujeres que tienen la enfermedad durante el embarazo corren un mayor riesgo de parto prematuro, muerte fetal y otras posibles complicaciones de gestación.

El embarazo provoca cambios corporales que pueden hacer a las mujeres más vulnerables a enfermedades graves causadas por virus respiratorios como el COVID-19. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar una enfermedad grave por COVID-19 durante el embarazo o inmediatamente después incluyen:

  • tener más de 25 años;
  • vivir o trabajar en un lugar con una gran cantidad de casos de COVID-19 o bajas tasas de vacunación;
  • afecciones subyacentes (como problemas cardíacos, obesidad y enfermedades crónicas del hígado, pulmones y riñones).

Vacuna contra el COVID-19 y seguridad durante el embarazo

Se recomienda la vacunación a mujeres embarazadas, que amamantan, que intentan quedar embarazadas o que pueden estarlo en el futuro. Las embarazadas también deberían recibir la vacuna de refuerzo.

Según los CDC, la creciente evidencia sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 sugiere que los beneficios de recibir una vacuna superan cualquier riesgo conocido o potencial durante el embarazo. En el presente no hay evidencia de que las vacunas causen problemas de fertilidad en mujeres u hombres.

Es importante saber que las vacunas no causan infección por COVID-19, ni siquiera en embarazadas o sus bebés. Hable con su médico si tiene preguntas o inquietudes adicionales sobre las vacunas, los refuerzos, su cuidado y el de su bebé.

Se considera que está completamente vacunada dos semanas después de su segunda dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech o Moderna, o dosis única de la vacuna Johnson & Johnson.

Incluso una vez que esté completamente vacunada, y en especial si no se vacunó, siga tomando las precauciones estándar para protegerse del COVID-19 y las variantes de la enfermedad, incluido el uso de una mascarilla en espacios públicos cerrados.

Si está embarazada y cree que podría tener COVID-19, debe notificar a su proveedor de atención médica o llamar al Departamento de Salud local y seguir sus consejos.


Encuentre respuestas a preguntas sobre el parto de su bebé en un hospital del UMMS durante la pandemia.


Citas prenatales

Para un bebé saludable es esencial una mamá saludable, así que asegúrese de obtener la atención que necesita. No falte a ninguna cita con su médico durante y después de su embarazo. Si tiene inquietudes sobre las visitas en persona, pregunte por las virtuales. No demore la atención de emergencia, incluso si le preocupa el COVID-19.

Poner en práctica el distanciamiento social puede resultar más difícil durante las consultas prenatales en persona necesarias. Si está enferma, debería reprogramar su cita prenatal.

Una buena alternativa son las citas virtuales, si el proveedor las ofrece. El Sistema Médico de la Universidad de Maryland (UMMS) ofrece muchas opciones para citas de telemedicina, que son ideales para:

  • visitas prenatales virtuales;
  • monitoreo en el hogar (peso, presión arterial, frecuencia cardíaca fetal, azúcar en la sangre, etc.);
  • consulta con especialistas (como proveedores materno-fetales y asesores en genética);
  • comunicación en línea con proveedores;
  • atención de la salud mental;
  • visitas posparto virtuales y apoyo a la lactancia.

El UMMS alienta a todos los pacientes a utilizar el portal de pacientes MyPortfolio para comunicarse con sus proveedores en línea.

Dar a luz

Incluso en las mejores circunstancias, la incertidumbre con respecto a la experiencia del parto puede causar ansiedad a los futuros padres. Durante la pandemia, por desgracia no hay forma de saber cuál será la circunstancia específica al momento del parto.

Lo que sí sabemos es que todos los hospitales, incluso todos los centros del UMMS, toman precauciones especiales para que los pacientes estén seguros.

Existen restricciones de visitantes para protegerlos. Recomendamos muy especialmente revisar la política de visitas del hospital en el que planea dar a luz. Es posible que sea necesario modificar su plan de parto para adaptarse a una política más estricta.

Además, en la mayoría de los hospitales se utilizan habitaciones de presión negativa para pacientes contagiosos, lo que mantiene a los otros más seguros. Se ha capacitado al personal del hospital para tomar las precauciones adecuadas al tratar a los pacientes.

Transmitir el virus al bebé

Aunque todavía estamos aprendiendo sobre los efectos del COVID-19 en los recién nacidos, en los CDC dicen que la evidencia actual sugiere que la posibilidad de que un recién nacido lo contraiga de su madre biológica es baja, en especial cuando ella toma medidas para evitar contraer el virus antes y durante el cuidado del recién nacido.

La mayoría de los recién nacidos de madres que tuvieron COVID-19 durante el embarazo no tienen el virus al nacer. Hay algunos con resultados positivos después del nacimiento, pero no se sabe si contrajeron el virus antes, durante o después del parto. La mayoría de los recién nacidos con resultado positivo en la prueba de COVID-19 tuvieron síntomas leves o ninguno y se recuperaron.

Pregunte a su médico sobre precauciones específicas que debería tomar si contrae COVID-19 mientras cuida a su bebé.

El virus y la leche materna

La evidencia actual sugiere que no es probable que la leche materna transmita el virus a los bebés. Si tiene COVID-19 y elige amamantar, lávese las manos antes. También, use una mascarilla mientras amamanta y siempre que esté a menos de seis pies de su bebé.

Según los CDC, algunos informes han demostrado que las mujeres que recibieron una vacuna de ARNm contra el COVID-19 y amamantan tienen anticuerpos en la leche materna que podrían ayudar a proteger a sus bebés, aunque se necesitan más datos para determinar qué nivel de protección pueden brindar los anticuerpos.

Actualizado el 21/DIC/2021


El Sistema Médico de la Universidad de Maryland (UMMS) proporciona contenido revisado por expertos para mantener informada a nuestra comunidad. Cuando comparta este contenido protegido por derechos de autor, coloque el enlace a nuestro sitio para que se reflejen las actualizaciones esenciales.