Underlying Conditions

Como se trata de una enfermedad nueva, estamos aprendiendo en forma constante sobre el riesgo general de COVID-19. En este momento, sabemos que ser un adulto mayor, tener ciertas afecciones subyacentes y varios otros factores pueden ponerlo en mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por COVID-19.

Eso puede llevarlo a la hospitalización o la muerte. Los pacientes con enfermedad grave pueden necesitar un respirador o estar en cuidados intensivos.

Riesgo de contraer COVID

La mejor manera de reducir su riesgo de contraer la enfermedad y padecer una grave es recibir la vacuna contra el COVID y luego un refuerzo tan pronto como sea elegible. Además, siga las precauciones para protegerse contra el virus, como usar una mascarilla que ajuste bien.

Riesgo de COVID grave

Si bien cualquier persona, en especial las que no están vacunadas, pueden enfermarse de gravedad, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) indican que aquellos con alto riesgo de enfermedad grave son:

En función de la información actual disponible, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) informan que entre las personas con alto riesgo de padecer una enfermedad grave a causa del COVID-19 están:

Afecciones subyacentes

Estas afecciones subyacentes aumentan el riesgo, sin importar la edad. Si tiene alguna de ellas, es muy importante que reciba las vacunas y el refuerzo.

Para obtener detalles sobre cualquiera de estas afecciones, vea el sitio web de los Centros para el Control de Enfermedades. Consulte con su médico si alguna afección que tiene puede aumentar su riesgo de COVID grave.

  • enfermedad pulmonar crónica, incluidas EPOC, asma (moderada a grave) y fibrosis quística;
  • afecciones cardíacas graves;
  • obesidad con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más (el riesgo de COVID grave aumenta bruscamente con un IMC elevado);
  • diabetes (tipo 1 y tipo 2);
  • enfermedad renal crónica;
  • enfermedad hepática crónica;
  • enfermedad cerebrovascular, como ataque cerebral;
  • trastornos de la sangre, como enfermedad de células falciformes y talasemia;
  • embarazo;
  • tabaquismo;
  • afecciones que causan inmunodepresión, entre ellas:
    • tratamiento para el cáncer;
    • trasplante de médula ósea o de órganos;
    • inmunodeficiencias;
    • VIH o sida;
    • uso prolongado de corticosteroides y otros medicamentos que debilitan el sistema inmunológico;
  • tuberculosis;
  • demencia;
  • presión arterial elevada;
  • síndrome de Down;
  • trastornos de salud mental, incluidos depresión y trastornos del espectro de la esquizofrenia;
  • trastornos por uso de sustancias.

Actualizado el 10/ENE/2022


El Sistema Médico de la Universidad de Maryland (UMMS) proporciona contenido revisado por expertos para mantener informada a nuestra comunidad. Cuando comparta este contenido protegido por derechos de autor, coloque el enlace a nuestro sitio para que se reflejen las actualizaciones esenciales.